Se encuentra usted aquí

La Eurocámara aprueba su posición sobre el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca, que incluye medidas en favor del sector y para proteger los recursos pesqueros

Viernes, 5 Abril, 2019

Bruselas, 5 de abril 2019.- El Parlamento Europeo ha aprobado el informe del eurodiputado del PP Gabriel Mato sobre el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) para el periodo 2021-2027, que incluye una propuesta de dotación presupuestaria de 7.740 millones de euros (en precios actuales), un 10% más que el actual, para financiar medidas de apoyo a los pescadores europeos y garantizar la conservación de los recursos pesqueros.

El FEMP, “que representa solo el 0,6 por ciento del total del presupuesto general de la UE”, según explicó Mato, “pero que es vital para los pescadores y las regiones costeras”, tiene como principales objetivos fomentar la pesa y la acuicultura sostenibles; la conservación de los recursos biológicos marinos; contribuir a la seguridad alimentaria de la Unión mediante unos sectores de procesamiento más competitivos y sostenibles; permitir el crecimiento de una economía azul, fomentar la prosperidad y la cohesión económica y social en las comunidades costeras e interiores, y reforzar la gobernanza internacional de los océanos.

 

“El impacto socioeconómico del sector europeo marítimo, pesquero y acuícola es enorme en muchas regiones -declaró el diputado popular-, ya que involucra a más de 85.000 embarcaciones, da empleo a más de 340.000 personas y produce más de seis millones de toneladas de pescado y marisco”.

 

El texto, aprobado por el Pleno del Parlamento Europeo, incluye además medidas para modernizar los buques y para incluir motores más ecológicos siempre que la potencia no se incremente; mejorar la seguridad y las condiciones laborales de los pescadores, y la calidad del pescado, incluso si esto conlleva un aumento en la capacidad del barco, “algo que la Comisión Europea (CE) ha rechazado hasta ahora de forma categórica”, puntualizó Gabriel Mato. Asimismo, apoya el cese temporal de la actividad pesquera y las ayudas para el cese definitivo, que han expirado en diciembre de 2016, pero que “son necesarias para la reestructuración de la flota”.

 

Apoyo a la pesca costera a pequeña escala

 

El Informe apoya la propuesta de la CE de que el sector de la pesca costera a pequeña escala reciba un mayor apoyo, así como la inclusión de un capítulo específico que proponga implementar planes de acción a favor de este sector. Entre ellos, el acceso al crédito, seguros e instrumentos financieros para los pequeños barcos.

 

“La pesca costera a pequeña escala merece una atención y un tratamiento especial, y debe ser una prioridad en la financiación”, continuó Mato. 

 

Con la propuesta legislativa aprobada por la Eurocámara se ha logrado “un equilibrio entre la necesidad de continuar apoyando la pesca sostenible, la acuicultura y los sectores procesadores, a la vez que proteger los recursos pesqueros y el medio ambiente”, declaró el ponente.

 

“No queremos que los mares y el ecosistema se deterioren, pero sí que los trabajadores puedan tener mejores salarios y condiciones. Tampoco dar dinero a los pescadores que cesan su actividad y lo usan para comprar otro barco, pero sí compensarlos por cesarla cuando se produzca una sobreexplotación; ni destinar financiación a la acuicultura y al sector de transformación y comercialización no sostenibles. En este sentido, sería absurdo no impulsar sectores que proporcionan productos pesqueros de alta calidad y a la vez seguir importando productos pesqueros de baja calidad”, explicó.  

 

Medidas específicas para Canarias y las RUP

 

El informe de Gabriel Mato también incluye medias específicas en favor de las Islas Canarias y del resto de regiones ultraperiféricas de la UE. Así, el FEMP podrá ser empleado para la renovación de los barcos que se dedican a la pesca artesanal y tradicional, y defiende la creación a largo plazo de un programa POSEI para estas zonas dedicado exclusivamente a la pesca.

 

Sin embargo, no ha sido posible sacar adelante la iniciativa de Gabriel Mato para eliminar la propuesta de la CE de limitar a un máximo del 50% la cantidad dedicada a la compensación de los costes adicionales para las RUP, pese al apoyo del Grupo PPE, debido al voto en contra de los grupos socialista y liberal.

 

“Si los eurodiputados que vienen o se definen como amigos de las regiones ultraperiféricas no apoyan sus propios territorios, no podemos esperar que, por ejemplo, lo hagan los alemanes o los rumanos”, concluyó Mato, para quien es imprescindible que las RUP, alejadas del continente y con dificultades estructurales muy significativas, reciban fondos y ayudas justificados, “y puedan ser usados de la manera que mejor sirvan para responder a sus necesidades”.