Bruselas, 12 de noviembre 2020.- El Parlamento Europeo ha aprobado el acuerdo alcanzado en septiembre pasado por la UE y China para proteger un centenar de indicaciones geográficas y denominaciones de origen de productos agroalimentarios europeos -entre ellos 12 españoles- en el mercado chino, a cambio de una medida equivalente para 100 denominaciones chinas en el mercado europeo.

La aprobación por parte de la Eurocámara era clave para que éste acuerdo bilateral pudiera entrar en vigor a comienzos de 2021.

Los productos españoles que se beneficiarán de esta protección en el mercado chino que evitará falsificaciones, imitaciones o confusiones con productos similares, son las denominaciones vino de Rioja, Cava, Cataluña, La Mancha, Valdepeñas, Jerez, Navarra y Valencia; aceite de Sierra Mágina (Jaén) y aceite de Priego de Córdoba, así como el brandy de Jerez y la denominación de origen queso manchego. De todos estos productos específicos se promoverá sus características únicas relacionadas con su origen geográfico y su buen hacer tradicional. 

El acuerdo establece que, cuatro años después de su entrada en vigor, la protección se ampliará a 175 productos más de cada una de las partes, entre ellos 36 españoles. 

El eurodiputado del PP y miembro de la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo, Gabriel Mato, impulsó mejoras en el acuerdo al introducir seis enmiendas durante su tramitación parlamentaria, referidas sobre todo a la inclusión de reciprocidad en la contratación pública, así como al seguimiento por parte de la Comisión Europea en el reconocimiento de la segunda lista de 175 productos que debería entrar en vigor en 2025 y en la que se incluyen denominaciones españolas emblemáticas como “Ribera del Duero”.

Gabriel Mato ha valorado satisfactoriamente la culminación del proceso de aprobación de este acuerdo y lo ha calificado de “muy positivo por el gran potencial que supone el mercado chino y por la necesidad de abrir nuevos mercados para los productos españoles y europeos”. 

“Este acuerdo beneficiará a los productores europeos y debería ser un impulso para las zonas rurales donde se fabrican fundamentalmente estos productos”, ha explicado el eurodiputado canario, quien ha destacado además que “las indicaciones geográficas han demostrado ser una herramienta de marketing muy útil, ya que ayudan a garantizar ingresos más altos por la exportación y también más estables para los productores”.

En un contexto muy complejo en cuanto a las relaciones UE-China, Mato ha recordado la importancia de que, para que este acuerdo signifique realmente un primer paso crucial en comercio, debería existir “una justa reciprocidad basada en reglas y el compromiso por parte del país asiático de respetar el sistema internacional de derechos humanos”.