En opinión del eurodiputado canario, la actitud del comisario demuestra una falta absoluta de sensibilidad ante la situación de un sector que se enfrenta a una posición crítica con la entrada en vigor de los nuevos acuerdos arancelarios con terceros países productores de banana, que suponen que desde los 176 euros por tonelada actuales se pase a los 75 euros para algunos países con los que se han creado acuerdos de libre comercio como Colombia o Perú, a los que se sumará Ecuador.

Gabriel Mato considera, además, que las afirmaciones de Karel de Gucht en la Comisión de Comercio ponen de manifiesto contradicciones importantes entre su versión y la del Gobierno español sobre los acuerdos arancelarios con países como Colombia. Por esa razón, anuncia que va a presentar una batería de iniciativas para que se aclare “quién miente” sobre la forma en la que se han llevado a cabo las negociaciones, “ya que los productores y todos los ciudadanos merecemos saber la verdad y que dejen de engañarnos”.

Gabriel Mato, que asistió a la comisión de Comercio del Parlamento Europeo junto al portavoz del Grupo Popular Europeo en este órgano, Pablo Zalba, recuerda que, en todo caso, el propio Gucht admitió que está dispuesto a debatir las medidas de apoyo adicionales que se recogen en una cláusula de salvaguarda en el caso de que se confirme un impacto negativo para las producciones comunitarias con la entrada en vigor del nuevo sistema arancelario.

Para el diputado canario del PP, es innegable que esta situación se va a producir, por lo que espera que las autoridades comunitarias no pongan cortapisas a la hora de establecer unas compensaciones que pueden ser la única tabla de salvación con la que cuente un sector tan importante para la economía de las Islas como es el platanero.

Esas medidas, apunta, simplemente van a ayudar a que el plátano pueda competir en condiciones de igualdad con la banana, puesto que los costes de producción en Europa son muy superiores a los que existen en otros países, lo que permite llegar esa fruta a unos precios que el plátano de Canarias no puede igualar.

Para Mato, el momento de empezar a ver qué tipo de compensaciones se establecen es la inminente revisión que se va a realizar del POSEI. Es en ese marco en el que hay que plantear un aumento de la actual ficha financiera para los productores de plátano que, según recuerda, se fijó en 2006 con un arancel de 176, por lo que ha llegado la hora de establecer una cifra que dé respuesta a la situación real por la que atraviesan los agricultores.

Gabriel Mato también denuncia la pasividad del Gobierno español para evitar los graves perjuicios para muchos miles de familias canarias que esta situación produce.

El eurodiputado canario exige al Gobierno de España que deje de engañar a los agricultores, que cumpla de forma inmediata los acuerdos para subvencionar el transporte o que, en caso contrario, explique las razones para no cumplir con lo previsto en esta materia.