Bruselas, 14 de abril 2021.- El eurodiputado del PP Gabriel Mato ha pedido hoy que los acuerdos comerciales suscritos por la Unión Europea con países en vías de desarrollo en condiciones ventajosas no supongan un perjuicio para los productores europeos, y ha puesto como ejemplo la situación que sufre el sector arrocero español al no poder competir con las importaciones de arroz de Myanmar y Camboya.

Mato ha aludido a este asunto durante una audiencia pública celebrada en la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo sobre el denominado “Sistema de Preferencias Generalizadas” de la UE, con el que se pretende que la política comercial ayude al desarrollo económico de los países con economías más vulnerables y a mejorar las condiciones de vida de su población.

Aunque ha recalcado que en general este sistema de preferencias está funcionando bien, Gabriel Mato ha dejado claro que “no podemos mirar para otro lado cuando nuestros productores o nuestra industria sufren un perjuicio grave causado por las importaciones de productos de estos países”.

Mato se ha referido en concreto al sector arrocero español, que está sufriendo “la dura realidad de no poder competir con las importaciones de arroz de Myanmar y Camboya, que tienen costes y reglas muy distintos a los de la UE”.

“Nuestros productores de arroz se arruinan porque, a pesar de las cláusulas de salvaguardia, se sigue importando masivamente de estos países, provocando la caída en los precios del arroz europeo”, ha explicado.

La relación comercial de Myanmar con la UE se encuadra en el régimen preferencial “Todo Menos Armas”, que permite las exportaciones hacia la UE de todos los productos, –excepto armas–, sin aranceles. Dicho acuerdo está sujeto al cumplimiento por parte del país beneficiario de compromisos en materia de derechos humanos y democracia. Con el golpe de Estado el pasado día 1 de febrero, Myanmar incurrió en su incumplimiento, razón por la cual la Comisión podría poner en marcha la suspensión temporal de las preferencias comerciales. Esta misma acción, la retirada de preferencias comerciales, la Comisión la adoptó con Camboya en febrero del año pasado, sin incluir al arroz.

Por todo ello, Gabriel Mato ha defendido la necesidad de hacer reformas que mejoren la aplicación y la eficacia del Sistema de Preferencias Generalizadas.

En concreto, el eurodiputado popular ha propuesto que se estudie la revisión de los criterios con los que se establece la lista de países que se pueden beneficiar de ese Sistema.

También ha pedido que se refuercen los mecanismos de supervisión para “asegurar que los países beneficiarios implementen las convenciones internacionales de forma efectiva, incluido el Acuerdo de Paris, ya que de lo contrario seguiremos bajo la amenaza del dumping social y ambiental”. Además, Mato ha pedido transparencia para que esta supervisión sea “lo más transparente e integradora posible,  facilitando la participación de la sociedad civil”.

El eurodiputado popular también ha expresado su preocupación por dos aspectos técnicos del actual Sistema de Preferencias, como son el mecanismo de graduación –citando la competencia de países como Pakistán en el mercado textil y del calzado-, y como las clausulas de salvaguarda, sobre todo para los productos agrícolas y pesqueros.