• El eurodiputado asegura que, aunque en un principio la UE actuó tarde y mal, en cuatro semanas las instituciones europeas han tomado más decisiones que en los cuatro años de la anterior crisis

La Palma, 8 de mayo 2020.- El eurodiputado del PP Gabriel Mato ha defendido hoy que “la solidaridad debe mantenerse como un valor inexcusable en el marco de la UE y valoró su papel en el marco de la pandemia generada por la COVID-19, en especial, en el caso de las regiones ultraperiféricas (RUP).

Gabriel Mato ha participado esta mañana de forma telemática en las jornadas conmemorativas del 70 aniversario de la Declaración de Robert Schuman, precursora de la creación de la Unión, organizadas por el Consejo Canaria del Movimiento Europeo, Juveucan, Europe Direct Canarias, la Dirección de relaciones con la UE de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y el Centro de Documentación de la Universidad de La Laguna, y que se han celebrado en el Parlamento de Canarias.

El eurodiputado palmero aprovechó su intervención para reconocer lo que supone la celebración, mañana, del Día de Europa, en el que, añadió, se conmemora no solo la declaración de principios y valores que ha cimentado la UE, sino la paz y la unidad del continente.

En este sentido, tuvo palabras de reconocimiento a sus fundadores, Adenauer, Monnet, De Gasperi y Schumann, quienes deben servir de ejemplo, ya que supieron conciliar diferencias para generar un proyecto de convivencia de ciudadanos y Estados.

Gabriel Mato reivindicó que, en estos momentos, es fundamental que las instituciones europeas aborden los desafíos interiores y exteriores a los que se enfrenta. Admitió que Europa afronta dificultades desde hace tiempo, provocadas por la reestructuración tras el Brexit, la guerra comercial, la necesidad de reformas estructurales, el cambio climático, la inmigración o la amenaza creciente de populismos y nacionalismos.

Añadió que a esto se ha sumado la pandemia por la COVID-19, uno de los momentos más dolorosos de la historia reciente y con consecuencias no solo sanitarias sino sociales y económicas muy graves a corto y largo plazo.

Además, afirmó que, aunque en un principio la UE actuó tarde y mal, en cuatro semanas las instituciones europeas han tomado más decisiones que en los cuatro años de la anterior crisis, constatando un esfuerzo sin precedentes desde el punto de vista económico, con tres billones de euros para lucha contra el coronavirus.

Precisó que ante esta situación, desde las RUP se ha pedido un fondo de apoyo excepcional, con especial atención al turismo, el empleo y un estudio de impacto del COVID-19 en estas regiones.

Añadió que desde las instituciones comunitarias se han recogido propuestas para el próximo presupuesto de más de 1.000 millones de euros, aumentando el porcentaje de cofinanciación, además de incluir una ayuda de 270 millones de euros en programas de cooperación, 315 millones para el sector de la pesca, con una compensación del 100% de sus sobrecostes, así como el mantenimiento, del enfoque del programas POSEI dentro de la Política Agrícola Común, con una partida de 627 millones, de los que aproximadamente unos 260 corresponden a Canarias.

Gabriel Mato admitió la necesidad de que la UE adapte sus retos a la realidad actual y abogue por compatibilizar la lucha contra la COVID-19, dentro de sus competencias de fronteras, apertura de pasillos verdes e investigación, con otros aspectos ya fijados como el Pacto Verde o hacer frente a la recuperación económica, un proceso que calificó de muy complicado. Por ello, enfatizó la necesidad de hacer un especial hincapié en dirigir los retos hacia la recuperación, el empleo y la lucha contra la pandemia.