El eurodiputado considera que la propuesta de la Comisión Europea es “insuficiente e inadecuada” para abordar la realidad actual de los sectores afectados

La Palma, 9 de abril de 2020.- El eurodiputado del PP Gabriel Mato ha mostrado su preocupación sobre las medidas adoptadas por la Comisión Europea en cuanto a Pesca porque, según ha afirmado, “dejan sin protección toda la cadena de valor pesquera y acuícola europea al no tener en cuenta sus peculiaridades y las serias dificultades que está encontrando para afrontar los efectos del coronavirus en la comercialización de sus productos”.

Mato, que ha realizado estas declaraciones durante su participación telemática en la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo, considera que la propuesta del Ejecutivo comunitario es insuficiente e incluso, en algunos casos, inadecuada para abordar la realidad actual de la pesca, la acuicultura, la transformación, los minoristas y distribuidores, y otros sectores relacionados con estos sectores.

“Las medidas propuestas cubren necesidades básicas y solo permitirán un alivio temporal a algunos operadores, excluyendo tanto a regiones geográficas concretas, como a grupos enteros de operadores”. Según el eurodiputado canario, esta circunstancia perjudica especialmente a las regiones ultraperiféricas (RUP), como Canarias, ya que no se articulan medidas para pescadores artesanales a pequeña escala.

En este sentido, Gabriel Mato ha insistido en que es necesario desplegar todos los esfuerzos posibles para acordar medidas adicionales que incluyan todos los productores y operadores de toda la cadena de valor pesquera y acuícola. “Y todo ello sin letra pequeña”, ha exigido.

También ha criticado que los mariscadores no puedan beneficiarse de la ayuda prevista por el cese temporal de su actividad porque la gran mayoría de ellos son autónomos y la Comisión Europea solo contempla una ayuda del programa SURE, pensado para trabajadores por cuenta ajena. “Esto podría suponer la ruina de un sector muy importante para la economía de muchas regiones europeas, entre ellas, Galicia”, ha lamentado Gabriel Mato, quien además ha destacado la importancia de habilitar una ayuda específica para el almacenamiento de las producciones, extensiva a todos los operadores, y ha alertado sobre la situación actual que padecen las RUP, “donde la capacidad de almacenamiento es bastante limitada y, en muchos casos, ya ha superado los límites”.

Por otro lado, ha sugerido al presidente de la Comisión de Pesca de la Eurocámara, Pierre Karleskind, reevaluar la posibilidad de proporcionar otra línea de ayudas a través del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) para compensar la pérdida de ingresos a la que tienen que hacer frente las empresas pesqueras y acuícolas.

Según Gabriel Mato, “muchos barcos se están viendo obligados a continuar con su actividad para asegurar el suministro de productos pesqueros, mientras ven amenazada su viabilidad financiera por los efectos socioeconómicos que la crisis está ocasionando en el mercado, como la reducción, de hasta el 50%, en los precios de la producción, o la caída de la demanda de mariscos en un 96%”.

Por último, el eurodiputado destacó que, aunque las medidas propuestas son un paso positivo en el tratamiento de la crisis del Covid-19, no tendrán el efecto deseado en la pesca, la acuicultura y las industrias relacionadas, a menos que estén acompañadas de fondos adicionales de la Unión Europea. “Es de suma importancia evaluar la posibilidad de inyectar fondos adicionales a través del FEMP u otros mecanismos para abordar la crisis actual y garantizar que la UE conserve industrias vitales y sostenibles”, concluyó.