El eurodiputado canario del PP, Gabriel Mato, expresó ayer, en el Pleno del Parlamento Europeo, su rechazo a un incremento del contingente de tomate marroquí importado por la Unión Europea, al mismo tiempo que planteó que se exija a Marruecos el cumplimiento de los acuerdos suscritos, que se preste la mayor atención a los controles fitosanitarios y que se analice la posibilidad de flexibilizar el calendario de exportación marroquí, extendiéndose a lo largo de todo el año.

Durante su intervención, Mato precisó que el aumento del contingente es uno de los aspectos recogidos en el acuerdo sobre liberalización del comercio de los productos agrícolas que suscribieron el pasado mes de diciembre la UE y el Reino Marruecos, cuyo contenido, criticó, “lamentablemente sólo conocemos por los medios de comunicación”.

En opinión de Gabriel Mato, esta apertura a las importaciones marroquíes no se puede permitir como consecuencia del reiterado incumplimiento por parte del Reino de Marruecos de sus compromisos con la UE.

El eurodiputado canario del PP se mostró contundente respecto al actual planteamiento de la Comisión Europea, a quien acusó de no querer reconocer los incumplimientos de los acuerdos de los que hace gala Marruecos, pese a que, insistió, se trata de aspectos que quedan claramente establecidos por la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude.

Al respecto, insistió en que no se puede permitir que la Comisión Europea siga mirando a otro lado e ignore las necesidades de los productores de Canarias, Andalucía, Murcia y Alicante.

La intervención de Gabriel Mato en el Pleno del Parlamento Europeo se produce en un momento especialmente complicado para los agricultores españoles y, en especial los canarios, quienes desde el pasado mes de diciembre han venido denunciado que el acuerdo suscrito entre la UE y Marruecos resulta especialmente perjudicial para el sector por afectar directamente a los periodos de producción del tomate español. A lo que se suma, además, los incumplimientos en cuanto contingente y precios en el caso de los envíos que se realizan desde Marruecos.

Gabriel Mato estima que se debe buscar una solución que podría pasar por repartir entre Europa y canarias el cupo de 285.000 toneladas asignado a Marruecos en el Acuerdo de Libre Asociación con la Unión Europea, puesto que no se puede cargar sobre los productores canarios un acuerdo para satisfacer a un país tercero.

Además, en su opinión, el calendario de exportación de Marruecos debe extenderse a lo largo de todo el año y no sólo concentrarse entre los meses de octubre y abril, que es cuando Canarias vende en los mercados comunitarios.

El eurodiputado canario considera, igual que han manifestado las organizaciones canarias y nacionales, que las consecuencias del acuerdo bilateral van a ser “un verdadero desastre para el sector”. Canarias soporta unos costes de producción mucho más altos que los del país vecino, por lo que sólo queda como solución que existan ayudas compensatorias por un acuerdo que se firma por razones políticas.