El eurodiputado del Partido Popular Gabriel Mato ha instado a la Unión Europea a defender los intereses de los pescadores y acuicultores comunitarios frente a terceros países. “No es justo ni sostenible que sean solo los europeos quienes sufren cada vez más restricciones y recortes mientras otros aprovechan para aumentar su cuota de mercado en la UE”, ha dicho durante la última reunión de la Comisión de Pesca, celebrada ayer en el Parlamento Europeo. 

Gabriel Mato ha recordado que las flotas europeas en el Mediterráneo han sufrido en los dos últimos años un recorte en las cuotas del 17,5%, con la consiguiente pérdida de ingresos. También les ha afectado el aumento de costes derivado de la pandemia y de la persistencia de los altos precios del combustible.

Ha insistido en que Europa “no puede hacer la vista gorda y seguir ejecutando la drástica reducción del 40% de la flota en unos años”. “Sin duda, cualquier reducción adicional en 2022 supondría graves repercusiones sociales”, ha alertado Mato.

En este punto, ha afirmado que “la preservación de las poblaciones y el medio ambiente es un objetivo tan noble como es la preservación del tejido social y cultural, la gastronomía y las costumbres y tradiciones locales”. Ha añadido que “estos aspectos también deben tomarse en cuenta antes de aplicar cualquier medida”.

En este sentido, aunque el eurodiputado se ha mostrado a favor del objetivo de mantener las pesquerías en una situación óptima, ha avisado de que la forma de lograrlo es clave, ya que tiene que ser progresiva y proporcionada y adaptada a la realidad y a las circunstancias actuales.